Tag Archives: interfaces

La Interfaz ¡Ese gran desconocido!

Interfaz, en su más sencilla definición, es el punto de conexión por el cuál se entienden dos sistemas independientes. En cristiano, es el instrumento que sirve para comunicarnos con las máquinas, ejemplos más comunes: el teclado, el ratón y la pantalla.

A pesar de que podamos desconocer el maravilloso mundo de las interfaces, ellas nos rodean para hacernos más sencillo el uso de los dispositivos. Pero, ¿Son las interfaces diseñadas para adaptarse a nosotros o nos adaptamos nosotros para adaptarnos a ellas?

En un principio cabría pensar lo primero, que los grandes grupos de investigación diseñan las interfaces, tanto de software como de hardware, para que sean más intuitivas, más ergonómicas, más accesibles, más sencillas, sin cambios bruscos en sus evoluciones, … En cambio, el cerebro se transforma, gracias a la plasticidad cerebral, para adaptarnos a esa interfaz. Y son estas transformaciones cerebrales las que nos hacen mejorar en el uso de interfaces parecidas. Es decir, cada vez que coges un mando a distancia esperas que te entre en la mano de una forma cómoda y el botón de On/Off esté en la parte superior, y un gran panel con los números del 1 al 9, y así un sinfín de características comunes a la interfaz Mando a Distancia. De manera que al final, lo que ha hecho útil a esa interfaz es que se parezca a las anteriores, para que cualquier persona las pueda usar. Igualmente, ya no memorizamos, buscamos por palabras clave en Google (cambiese por su buscador favorito).

Ahora, ¿Cuál es el problema con la miniturización de la tecnología? Pues sencillo, adaptar esas interfaces a dispositivos más pequeños. Aunque lo que a priori parece tan sencillo no lo es, y nos encontramos ante una dicotomía que todavía no se ha podido solventar:

Dispositivos pequeños y portátiles que no pesen y sean fáciles de transportar, o por el contrario dispositivos mayores, más pesados pero que sea más fácil poder trabajar durante más de cinco minutos con ellos.

Sin embargo, el problema no es el dispositivo pequeño, es la interfaz con la que interactuamos con él. Si algo maravilloso nos ha demostrado la Ley de Moore es que, en la actualidad, tenemos dispositivos que nos entran en la palma de la mano -a un coste razonable- y que nos ofrecen procesamiento y memoria suficiente para trabajar, pero en cambio no se han creado esas interfaces que nos hagan cómodo ese trabajo. ¿A quién se le ocurre redactar más de 5 líneas en el móvil, la PDA o Tablet? ¿Quién es capaz de leer un documento largo en pantallas de 3 pulgadas? Y sin embargo, se pueden hacer e incluso existen programas para redactar más “fácilmente”, para aumentar la letra en la pantalla, …

Así que aquí os dejo, pensar que dispositivo queréis: uno transportable y que sea difícil de trabajar, o uno donde se trabaje más cómodamente y pierda portabilidad. Aunque os aconsejo una tercera vía, generar nuevas interfaces y quién sabe, quizá algún día seréis tan famosos como Douglas Engelbart a quien se le reconoce como el creador del Ratón, informáticamente hablando por supuesto. Pero recordad, si creáis una interfaz que sea sencilla, útil y preferiblemente que sea una evolución de las que ya se saben usar.

Por mi parte, ya tengo alguna idea para poder trabajar con los dispositivos móviles cómodamente, reciclando materiales y no tan futurista como el Seabird (móvil de Mozilla Labs), que ya os comentaré en futuros posts. Pero espero escuchar, o mejor dicho leer, las vuestras en los comentarios.